Alcázar Real de Guadalajara

El Alcázar Real de Guadalajara es una antigua fortaleza de estilo andalusí construida en el siglo IX. Está ubicada en Guadalajara, España. A lo largo de los años, se ha convertido en un palacio real, una fábrica de sarguetas y un cuartel militar.

El Alcázar de Guadalajara es un recinto fortificado de algo más de una hectárea, ubicado sobre el barranco del Alamín y junto a la antigua carretera de Madrid. Esta fortificación andalusí se encuentra en la entrada oeste de Guadalajara, separando el barrio artesano de la Alcallería o de Cacharrerías del resto de la ciudad. Su principal función es la de proteger la entrada a la ciudad y vigilar el paso por el valle del río Henares y la Campiña.

Durante la época cristiana, el Alcázar de Guadalajara cumplió las funciones de palacio real, a imagen del Real Alcázar de Sevilla y del Alcázar de Córdoba. Sin embargo, fue abandonado y convertido primero en fábrica de sarguetas y, después, en cuartel militar. Finalmente, fue destruido definitivamente en 1936.

Desde 1998, se han llevado a cabo una serie de excavaciones y estudios arqueológicos para descubrir las distintas capas y estancias correspondientes a cada época. Esto ha permitido conocer mejor la historia del Alcázar de Guadalajara.

Visita Alcázar Real de Guadalajara

Durante el siglo IX, mientras los clanes bereberes Banu Salim y los muladíes Banu Qasi estaban en guerra, el Alcázar de Guadalajara fue construido. En 862, el ejército de Musa ibn Musa sitió la ciudad y asaltó el Alcázar, donde se alojaba su yerno Izraq ibn Muntil, con el objetivo de tomar el control de la ciudad. Musa resultó herido en la batalla y murió al llegar a Tudela.

El Alcázar original fue construido en el siglo X por el califa Abd al-Rahman III, quien lo visitaba con frecuencia y lo usaba como una base militar para sus campañas contra los reinos cristianos del norte de la península ibérica. Por ejemplo, en 920, durante la campaña de Muez, Abd al-Rahman III usó el Alcázar como un lugar para planear sus estrategias de batalla.

En el año 1085, Álvar Fáñez, quien servía al rey Alfonso VI de León y Castilla, conquistó Guadalajara y la incorporó al Reino de Castilla. Esto significó un cambio para el Alcázar, que dejó de ser una fortaleza para convertirse en un palacio real.

Con la llegada de las tropas de Alfonso VI, la ciudad fue conquistada por los cristianos. El Alcázar se convirtió en un lugar de residencia para los reyes castellanos, especialmente para Alfonso VI, Alfonso VIII, Fernando III, Sancho IV y Alfonso XI. Alfonso XI mandó construir una iglesia dedicada a San Ildefonso dentro del Alcázar y le otorgó «grandes posesiones e instituyó capitanías».

Durante el siglo XIV, el Alcázar de Guadalajara alcanzó su mayor esplendor bajo el reinado de Alfonso XI. La infanta Isabel de Castilla, señora de Guadalajara entre 1292 y 1311, impulsó reformas que convirtieron el Alcázar en un auténtico palacio real al estilo mudéjar. Se construyeron alhanías, un patio central, albercas, una qubba, baños, sótanos y una torre que más tarde se conocería como Peso de la Harina. Los arquitectos se basaron en planos de palacios, conventos y alcázares para llevar a cabo la profunda reforma. El patio central podría haber sido una recreación del patio de Doncellas del alcázar de Sevilla.

El Alcázar de Guadalajara fue un lugar de gran esplendor y prestigio durante el reinado de la dinastía Trastámara. En 1390, durante el reinado de Juan I, se celebraron las Cortes de Castilla en sus dependencias. En 1408, mientras Catalina de Lancáster y Fernando de Antequera eran regentes por la minoría de edad de Juan II, se celebró una boda en el Alcázar.

Esta boda fue entre Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa, que más tarde se convertiría en el segundo marqués de Santillana y primer duque del Infantado, y María de Luna. En 1448, Juan II les otorgó el nombramiento de Alcaides del Alcázar de Guadalajara, lo que afianzó a la familia Mendoza en la ciudad.

En 1460, las tropas de Enrique IV tomaron Guadalajara para expulsar a los Mendoza, quienes se habían hecho poderosos en la villa. Esto dejó el Alcázar en parte destruido. Una vez devuelta la ciudad a los Mendoza, Íñigo López de Mendoza y Luna, segundo duque del Infantado, decidió construir el Palacio del Infantado como nuevo lugar de residencia familiar.

El Alcázar Real comenzó a caer en desuso y los posteriores duques del Infantado lo usaron como almacenes y sede concejil. En 1520, la nobleza y el pueblo de Guadalajara se acuartelaron en sus dependencias para sumarse a la causa de los Comuneros de Castilla. Esto provocó la destrucción casi total del palacio.

Finalmente, con la toma de Guadalajara por parte de las tropas de Carlos I, lo poco que quedaba del complejo palaciego que formaba el Alcázar Real de Guadalajara quedó destruido casi por completo.

¡Esperamos que el artículo haya sido interesante y hayas disfrutado conocer sobre el Alcázar Real de Guadalajara! ¡Síguelo descubriendo! ¡Adiós!

Alcázar Real de Guadalajara en Guadalajara

Localización: Guadalajara

País: España

Entrada: Si

Construcción: Siglo IX

Tipo: Alcázar

Ubicado en: Llanura

Mapa Alcázar Real de Guadalajara

10 comentarios en «Alcázar Real de Guadalajara»

    • ¡Qué envidia! Yo preferiría no perderme en un castillo lleno de secretos y mejor disfrutar de la belleza natural del mundo. Cada quien tiene sus gustos, ¿no crees?

      Responder
  1. Me encantaría visitar el Alcázar Real de Guadalajara, ¡pero espero que no haya fantasmas! ¿Alguien ha tenido alguna experiencia paranormal allí?

    Responder
    • Yo he visitado el Alcázar Real de Guadalajara varias veces y nunca he tenido ninguna experiencia paranormal. Creo que los fantasmas solo existen en la imaginación de algunas personas. Así que ve y disfruta del lugar sin preocuparte por eso.

      Responder
  2. ¡Vaya descubrimiento! No tenía idea de que existiera un Alcázar Real en Guadalajara. Definitivamente, tengo que visitarlo pronto.

    Responder
    • ¡No puedes decir que eres un verdadero conocedor de Guadalajara si no sabías sobre el Alcázar Real! Es uno de los lugares más icónicos de la ciudad. No pierdas más tiempo y ve a visitarlo ya mismo.

      Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.