Castillo de Alpuente, Valencia

El castillo de Alpuente, en la provincia de Valencia, España, se alza majestuoso sobre la gran mole de piedra que sostiene el pueblo. Desde mediados del siglo XIX está en ruinas, pero durante la mayor parte de la historia de Alpuente, ofreció refugio a la gente cuando las murallas no podían resistir los ataques. Aún guarda bajo sus derrumbadas estructuras una valiosa información arqueológica.

La fortaleza es magnífica e inexpugnable. Aún quedan restos de procedencia romana y árabe: aljibes, cisternas, pozas y cámaras que parecen auténticas mazmorras, y pilas de piedra donde se picaba la pólvora.

Lo mejor conservado del castillo es la Torre de la Veleta o del Homenaje. Esta construcción de sillería, a pesar de los repetidos derribos, mantiene unos diez metros de elevación. Es una maravilla que se ha mantenido a lo largo de los años.

Visita Castillo de Alpuente

Este lugar está catalogado como un bien de interés cultural, junto a las murallas. Tiene un código de 46.10.036-001 y un número de anotación del Ministerio de R-I-51-0010655, con fecha de anotación del 20 de junio de 2001.

En medio de la población se encuentran los restos de un antiguo castillo, con sus torres, puertas y los restos de la muralla que una vez lo rodeaba. Está situado sobre un peñón rodeado de profundos precipicios, como el que se encuentra en la vertiente opuesta al pueblo, que desciende 105 metros hacia el barranco del Reguero.

El Castillo de Alpuente se encuentra en una montaña que domina la población. Tiene una extensión de 250 metros de largo por 16 de ancho. Por un lado hay un acantilado de 150 metros de altura y por el otro lado hay una roca que se eleva 50 metros por encima de la población. El único camino para llegar al castillo era un sendero estrecho que pasaba por tres puertas. Aún se pueden ver algunos restos de las murallas, torres, aljibes y otras construcciones. La parte mejor conservada es la meridional, cerca de la iglesia parroquial, donde hay una gran torre conocida como «de la Veleta». También hay algunas estancias y pasadizos subterráneos. En las laderas de la montaña hay otros elementos dispersos.

Para llegar al castillo, hay una rampa que originalmente era más ancha que los 3 metros que tiene ahora. Esta rampa estaba bien pavimentada para que caballos y carros pequeños pudieran pasar. También hay un alto parapeto que cubre la rampa. Al final de la rampa se encuentran los restos de la puerta de la barbacana, que se menciona en documentos medievales. Detrás de la puerta hay una torre albarrana de la época califal, aunque ha sufrido algunas reformas medievales. Durante las Guerras Carlistas, la torre fue dañada por una mina.

El camino se curva en zigzag para llegar a la plataforma superior de la barbacana. Al norte de esta, hay un foso y los restos de una puerta medieval que todavía estaba en uso en el siglo XIX. También hay restos de equipamiento de la época califal, lo que indica que antes había un sistema de defensa. Después de eso, hay una zona llana que sigue por la parte inferior del castillo. Esta zona tiene una serie de estructuras subterráneas apoyadas contra la muralla musulmana, que fue reforzada con una nueva construcción bajomedieval. Entre estas estructuras y la pared rocosa, se pueden ver los restos de estructuras construidas en la superficie.

Llegamos a una nueva zona abierta en el norte. Aquí hay grandes cisternas de la época bajomedieval. Las excavaciones han demostrado que hubo viviendas entre los siglos XI y XIII, al menos en el lado oeste. El lado este es un gran afloramiento rocoso.

La parte superior de la estructura está construida sobre estructuras subterráneas. Estas estructuras son aljibes abovedados con respiraderos y pozo de acceso, enlucidos con almagra. Cuando dejaron de ser usados como tales, se abrieron puertas y se derribaron muros de compartimentación, construyéndose otros de mampostería.

Las habitaciones estaban por encima de estas construcciones. Una de ellas fue documentada en la excavación. Tenía pavimentos de mortero de cal y paredes de aparejo diverso, con revestimiento de buenos acabados mediante enlucidos de cal.

Sobre los restos de estas construcciones, se levantaron las baterías en época carlista. Estas baterías estaban formadas por anchos parapetos con muros de contención verticales en su interior y taludes de tierra o mampostería en su exterior. De momento, sólo se han podido identificar dos de las cuatro mencionadas.

Esperamos que el presente artículo haya servido para conocer un poco más sobre el Castillo de Alpuente. Si quieres seguir descubriendo, no olvides visitarlo. ¡Será una experiencia maravillosa! ¡Hasta pronto!

Castillo de Alpuente en Valencia

Localización: Valencia

País: España

Ubicado en: Alpuente

Mapa Castillo de Alpuente

10 comentarios en «Castillo de Alpuente, Valencia»

  1. ¡Vaya castillo impresionante! Me encantaría visitarlo y perderme en sus misteriosos pasillos. ¿Alguien se apunta? #AventuradeCastillos

    Responder
    • No sé si me apunto a perderme en esos pasillos misteriosos… ¡Podría ser emocionante o aterrador! Pero definitivamente me encantaría visitar ese castillo impresionante y descubrir sus secretos. #AventuradeCastillos

      Responder
    • Sí, se pueden hacer visitas guiadas al castillo. Solo tienes que informarte en la oficina de turismo local para obtener más detalles. ¡Disfruta de tu visita y no olvides tomar muchas fotos impresionantes!

      Responder
    • El Castillo de Alpuente es realmente mágico. No puedo esperar para visitarlo y sumergirme en ese cuento de hadas. Definitivamente, será un #Planazo inolvidable. ¡Nos vemos allí!

      Responder
  2. ¡El Castillo de Alpuente en Valencia parece un lugar fascinante! Definitivamente tengo que ponerlo en mi lista de lugares para visitar. ¿Alguien ha estado allí antes y tiene algún consejo?

    Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.