Castillo de Gérgal, Almería

El castillo de Gérgal es una construcción antigua ubicada en el municipio andaluz de Gérgal, en la provincia de Almería, España. Está situado al noreste de la ciudad, en una de las lomas de la sierra de los Filabres. Desde allí se puede ver la villa y la rambla de Gérgal, y está protegido al norte por la loma de Tablas.

Su fábrica es de mampostería de lajas gruesas de pizarra puestas horizontalmente. Está diseñada para ser defensiva, con una estricta compartimentación de los distintos recintos. Incluso hay aspilleras en dependencias interiores.

El edificio se organiza alrededor de una torre central almenada, de planta cuadrada de 15,5 m de lado. Cuatro cubos más bajos de planta circular se adosan a las esquinas, rematados por casamatas para artillería con cubierta cónica.

Se accede al castillo a través de un postigo en recodo que queda encerrado dentro de otro cubo bajo, almenado, de planta ovalada y defendido por un matacán. También hay troneras para armas de fuego portátiles.

Todo se asienta sobre una plataforma elevada, con bastiones circulares en las esquinas y cercada por un muro almenado. Este elemento fue construido por el actual propietario, pero se integra bien con el conjunto.

Visita Castillo de Gérgal

En 1492, los Reyes Católicos regalaron el castillo, junto con las villas de Gérgal, Bacares y Velefique, a don Alonso de Cárdenas, el último maestre de la Orden de Santiago. Don Alonso había tenido un papel importante en la Guerra de Granada. Después de él, el señorío pasó a sus descendientes, los condes de la Puebla del Maestre.

Durante el siglo XVI, el castillo de Gérgal fue una importante defensa contra los ataques de piratas turcos y berberiscos que saqueaban las costas almerienses. En 1568, el conde de la Puebla, Francisco Puertocarrero, atrajo a los cristianos de la villa al castillo con engaño y los masacró, lo que provocó una rebelión de los moriscos. El castillo fue reforzado hasta que llegó el marqués de los Vélez, y los moriscos huyeron a las montañas. Después de la expulsión de los moriscos, el castillo fue reconstruido para restaurar el orden y promover la repoblación. En el siglo XVII, el castillo pertenecía a Isabel Pacheco Portocarrero, quien lo usaba como almacén para los granos que recibía como diezmos y derechos señoriales.

María Luisa Fernández de Córdoba y Marín fue la última dueña hereditaria del castillo. Ella era nieta del XIX conde de la Puebla del Maestre. Desafortunadamente, María Luisa murió sin descendencia en 1940, y también se extinguió la familia de su única hermana, la marquesa de la Puebla de Ovando. En su testamento, María Luisa legó el castillo al ayuntamiento de Gérgal, y el cortijo que poseía en el municipio al aparcero que lo llevaba.

En 1968, el Estado adquirió el castillo y lo declaró como un bien que se podía vender. Actualmente, el castillo ha sido restaurado y se usa como vivienda por un particular que lo compró en una subasta pública en 1972. Desde 1985, el castillo ha sido reconocido como un Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.

Estamos seguros de que ya conoces la historia detrás del Castillo de Gérgal. El castillo es un lugar de verdadera grandeza e increíbles destinos. Nos despedimos deseándote buena suerte en tus aventuras alrededor de este majestuoso lugar. ¡Que tengas un buen viaje!

Castillo de Gérgal en Almería

Localización: Almería, Gérgal

País: España

Construcción: Siglo XV

Tipo: Castillo

Mapa Castillo de Gérgal

2 comentarios en «Castillo de Gérgal, Almería»

  1. Me parece genial que existan tantos artículos sobre el Castillo de Gérgal. ¡Hay que promocionar nuestro patrimonio!

    Responder
  2. Wow, el Castillo de Gérgal en Almería es impresionante, ¡me encantaría visitarlo algún día! ¿Alguien ha estado allí?

    Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.