Castillo de Irulegui, Laquidáin

El castillo de Irulegui (en euskera Irulegiko gaztelua) fue una vez una antigua fortaleza en Navarra, España. Desafortunadamente, ha desaparecido, pero partes de él han sido reconstruidas. Está ubicado en la cima del monte Irulegui, también conocido como Peña Laquidáin, que tiene 893 metros de altura. Está situado en la localidad navarra de Laquidáin, en el Valle de Aranguren.

El castillo se encuentra en una zona llamada Valle Prepirenaico, entre los Pirineos y el río Ebro. Está a las puertas orientales de la comarca geográfica conocida como Cuenca de Pamplona.

Desde la cima del Irulegui se puede ver la cuenca de Pamplona y el camino que conecta Idoate con el valle. En días despejados se pueden ver los Pirineos. Es una vista impresionante.

Visita Castillo de Irulegui

Este es uno de los mejores ejemplos de los castillos medievales del Reino de Navarra. La torre del homenaje es una característica destacada con una forma pentagonal en la parte delantera.

Durante la Edad del Hierro, los vascones construyeron un castro en la ubicación actual del castillo de Pamplona. Esta estructura prerromana fue destruida hacia el año 76 a. C. como consecuencia de la rebelión de Sertorio. En 2022, la Sociedad de Ciencias Aranzadi descubrió la Mano de Irulegui, una importante pieza arqueológica con inscripciones en lengua vascónica, que es un antepasado del euskera.

Noain tenía una fortaleza para su defensa que se documentó por primera vez al final del siglo XII. Hay leyendas que hablan de un complejo defensivo durante los ataques de Almanzor en el siglo XI. En 1371, el merino de Sangüesa fue encargado de verificar si el alcaide de Irulegui, Gonzalo Ruiz de Eransus, vivía en el castillo con su familia, lo cual hizo en agosto de 1374. Cuatro años más tarde, solo quedaba una guarnición de cinco peones en el castillo.

En 1416, el castillo fue modernizado para mejorar su resistencia a los ataques de artillería. Se construyó una torre del homenaje pentagonal única en Navarra, así como un recinto rectangular con torres esquineras. Después de esto, se llevaron a cabo trabajos de mantenimiento y suministro para mantener la fortaleza.

En 1494, los reyes de Navarra Catalina de Foix y su esposo Juan III decidieron destruir la fortaleza de Pamplona debido a la presión de los beaumonteses, quienes la controlaban. El 12 de septiembre, los reyes ordenaron a Johan de Méharin que llevara a cabo la destrucción. El 24 de noviembre, Juan de Garro y el capitán Remonet formaron una comisión para encontrar trabajadores para la tarea. Se sabe que en 1492 ya se habían derribado partes de la estructura como parte de la política de los soberanos navarros para poner fin al conflicto civil que duraba desde hacía cincuenta años.

El derribo de la fortaleza fue un trabajo complicado. Primero, se demolieron la torre del homenaje y las murallas y torres esquineras. Luego, se destruyó totalmente la puerta de entrada y se colmató el aljibe que debía tener una cubierta abovedada.

Esto impidió que los restos de la construcción se sedimentaran de forma natural. Por lo tanto, este castillo no ofrece un registro de materiales inusuales.

Entre 2007 y 2017, la Sociedad de Ciencias Aranzadi llevó a cabo un estudio de los restos del castillo. Excavaron casi todo el yacimiento y realizaron cotejaciones con dataciones absolutas de depósitos estratificados.
Además, el yacimiento se encontraba en un buen estado de conservación, ya que no habían habido modificaciones ni actuaciones en el terreno desde su destrucción.

Hemos concluido el tour a través del impresionante Castillo de Irulegui. Vayan y experimenten el encanto de la histórica piedra de más de 350 años de antigüedad. Será un recuerdo para siempre. ¡Que los disfrutes!

Castillo de Irulegui en Laquidáin

Localización: Laquidáin

País: España

Construcción: Probablemente durante la Alta Edad Media

Tipo: Castillo

Ubicado en: Montaña

Mapa Castillo de Irulegui

10 comentarios en «Castillo de Irulegui, Laquidáin»

    • ¡Me apunto! Siempre he querido visitar ese castillo. Eso sí, espero que no haya fantasmas o monstruos acechando. ¿Preparado para vivir una aventura llena de emociones y misterio?

      Responder
    • ¡No entiendo cómo alguien puede encontrar interesante perderse en un montón de piedras viejas! Prefiero descubrir secretos en la vida real, no en un castillo aburrido. Cada quien con sus gustos, supongo.

      Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.