Castillo de los Guevara, Álava

El castillo de Guevara se encuentra en la localidad española de Guevara, en el municipio de Barrundia, en el territorio histórico de Álava, País Vasco. Está ubicado en una loma a unos 15 km de la capital, al lado del pueblo de Guevara. Debajo, en el llano, se encuentra el Palacio fortificado de los Guevara.

Guevara era un lugar muy importante. Estaba ubicado en el municipio de Barrundia y era un cruce de caminos dentro del territorio. Desde allí se podían controlar los caminos entre Álava, Guipúzcoa y Oñate. Por eso, los señores del linaje de Guevara construyeron allí un castillo y un palacio. Esta familia tuvo mucha influencia durante la Edad Media, especialmente desde el siglo XIII.

Durante los primeros años del siglo XIX, el Camino Real de las Postas al Reino de Francia era la principal vía de comunicación de la Llanada. Este camino seguía paralelo al río Zadorra, pasando cerca de Guevara.

Visita Castillo de los Guevara

En lo que antes fue un hermoso castillo, hay ahora solo algunas ruinas y restos. Si miramos los lados sur y este de los muros, podemos ver galerías abovedadas que corren por la parte baja de los muros. Estas galerías tienen cuatro troneras. También hay restos de otra galería abovedada en el cuerpo alto de las murallas, así como los torreones que defendían la muralla exterior y las puertas del lado sur. Dentro de los muros hay un patio de armas, en el cual se encontraba el gran torreón del castillo, ubicado al oeste del patio.

El castillo-fortaleza de Guevara fue una construcción impresionante de la arquitectura militar de la época. Se construyó en el siglo XV, inspirado en el castillo de Sant Angelo de Roma. Se cree que se reconstruyó sobre un antiguo castillo del siglo X. Estaba hecho con buena piedra de sillería y con muros gruesos de metro y medio, con muchas saeteras.

El torreón principal era impresionante, con un diámetro de alrededor de diez metros y una sola entrada. A una altura de catorce pies (4,5 metros) había un boquete en la pared que se podía subir con una escalera de madera. Desde allí hasta la parte más alta de 130 pies (40 metros) había una cómoda escalera de caracol que llevaba a varias habitaciones, como el cuartel de guardia, la cocina y la habitación del jefe (según el Semanario Pintoresco Español de 1839).

El castillo fue un importante escenario de las guerras entre dos familias nobles: los Gamboa y los Oñaz. Estas familias estaban aliadas con otros linajes, como los agramonteses y los beamonteses, así como con el Reino de Navarra y la Corona de Castilla. Al final de la guerra, el castillo fue abandonado, probablemente a finales del siglo XV o en el siglo XVI.

Durante la primera guerra carlista, Guevara fue una fortaleza para los carlistas, quienes se alojaron en el castillo. El general liberal Córdoba tomó el castillo en 1835, pero los carlistas lo recuperaron. Como represalia por la ayuda de los habitantes de la zona, el ejército gubernamental liberal, bajo el mando del general Zurbano, incendió el pueblo el 19 de septiembre de 1838. En 1839, los liberales isabelinos (quienes ganaron la batalla de Bergara) sitiaron el castillo de Gevara durante 18 días, hasta el 25 de septiembre, cuando los últimos carlistas se rindieron. Al finalizar la guerra en 1839, los vencedores decidieron destruir el castillo para que no quedara nada de él. Por lo tanto, redujeron el castillo a cenizas.

El 30 de noviembre de 1839 fue un día histórico para la ciudad. A las dos de la tarde, el castillo fue demolido. Para lograrlo, se utilizaron 288 arrobas de pólvora, lo que equivale a más de 2500 kilos.

En El Correo Nacional de la época se hizo eco de este hecho. Esto demuestra el gran interés que había en destruir el castillo por completo.

A las dos de la tarde del 30 de antes, era el momento designado para volar el torreón central del Castillo de Guevara. La mayoría de los vecinos de Vitoria y los pueblos cercanos estaban mirando el viejo alcázar, solar y cuna de los Ladrón de Guevara.
Su blancura destacaba sobre el fondo oscuro de las peñas de San Adrián, y dominando majestuosamente la llanada. Parecía que el castillo estaba sentado en el banquillo, esperando impávido y sin remordimientos la descarga de muerte.

Cuando llegó la hora, se notaba algo de impaciencia. De repente, se escuchó un grito de admiración y todos los ojos se clavaron en el enorme torreón. Sin embargo, una densa nube de humo lo ocultaba a la vista. Cuando el viento fue disipando la nube, el famoso Castillo de Guevara ya no era más que un montón de escombros informes.

Esta histórica construcción deja un legado increíble para todos aquellos que visitan el castillo de los Guevara. Cada noche lleva a los más aventureros a imaginar cómo debe haber sido el pasado de un lugar tan único. Nos despedimos invitándoles a descubrir sus secretos y disfruta mientras recorren el caminar de los antepasados. ¡Buen viaje!

Castillo de los Guevara en Álava

Localización: Álava

País: España

Construcción: Siglo X

Tipo: Castillo

Mapa Castillo de los Guevara

9 comentarios en «Castillo de los Guevara, Álava»

  1. ¡Vaya, el Castillo de los Guevara en Álava parece sacado de un cuento de hadas! ¿Quién viene conmigo a explorarlo? 🏰✨ #aventuras

    Responder
    • ¡Claro que sí! Yo también me apunto. El Castillo de los Guevara en Álava es realmente asombroso. No puedo esperar para visitarlo y sumergirme en su historia. ¿Alguien sabe si se pueden hacer visitas guiadas?

      Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.