Castillo de Olost

El castillo de Olost se encuentra en una hondonada cerca del pueblo de Olost, que pertenece al municipio de Oristá. Fue construido en el siglo XI después de la desaparición del castillo de Oristá. Comenzó como una torre de vigilancia rectangular y luego se convirtió en un castillo. No fue diseñado para ser una fortaleza de defensa, sino más bien una residencia señorial para aglutinar posesiones feudales. De la antigua estructura, solo se conserva la torre y la capilla gótica.

En el año 908 se registró por primera vez el término de Oristá en un documento de venta de tierras. En el 972 se identificó una parte del término al norte de la población como perteneciente a Olost, y no a Oristá. Entre el 977 y el 1051 se mencionaron varias sufragáneas sometidas a la iglesia de Santa María de Olost, fuera del término de Oristá.

Visita Castillo de Olost

Hacia el 1050, el territorio de Oristá se dividió en dos castillos nuevos: Tornamira y Olost. Esto marcó el comienzo de la línea de los señores de Olost, que comenzó con Ramon Guifré de Olost (1059-76). En noviembre de 1076, fue albacea del conde de Barcelona Ramón Berenguer I. En 1117, Bernat Guillem de Olost hizo testamento y dejó el castillo a Guillem de la Guardia. El 1168, Ramón de Olost fue enterrado en el monasterio del Estany. En 1196, Arnau Pere de Gurb, junto con su esposa e hijos, señores de Olost, dieron permiso al veguer de Olost para poner sus bienes bajo la protección de la Orden del Temple.

En 1235, Beatriz de Olost le rindió homenaje feudal al obispo de Vich, Bernardo Calbó. También dictó un testamento en 1241, dejando 2.500 sueldos para el castillo de Olost. Uno de sus albaceas fue Guillem de Vilagranada. En 1264, Ermesenda, señora del castillo de Olost, casada con Guillermo de Peguera, hizo a su hijo Ramón heredero universal. En 1290, Guillem de Peguera, hijo de Ramón, le prestó homenaje de fidelidad al obispo de Vich, por el diezmo de Olost y otros feudos. El rey Pedro IV de Aragón vendió el lugar de Tornamira a Ramón Peguera, señor de Olost, en 1353. Finalmente, en 1400, Guillem de Olost fue nombrado subveguería del Bergadá.

Durante la lucha de la Generalitat contra el rey Juan II, los remensas buscaron refugio en los castillos de Olost, Torelló y Caserras. Desafortunadamente, el castillo de Olost fue destruido durante la guerra y tuvo que ser reconstruido después de la capitulación de Vich en 1472.

En el siglo XVII, el castillo de Olost era propiedad del Rey y se encontraba en la subveguería de Llusanés de la veguería de Manresa. Un documento de 1620 da cuenta de la destrucción del castillo de Olost y de los trabajos de restauración que se llevaron a cabo hasta el presente. Actualmente, el castillo de Olost es propiedad del urólogo doctor Antoni Puigvert.

La espada de constelación o de virtud fue creada en el momento perfecto, cuando los astros estaban alineados de la mejor manera para el metal. Luego fue bendecida con ungüentos mágicos.

Beatriz de Olost dejó un testamento interesante que se refiere a una espada de constelación. Ella mandó que la espada se guardara en el castillo, salvo en caso de necesidad. Entonces, Guillem de Vilagranada o quienes le sucedan pueden sacar y llevar la espada a donde quieran, pero deben devolverla al castillo cuando la necesidad haya pasado.

Además, Beatriz prohíbe que la espada sea vendida o enajenada. Según Carreras y Candi, esta es la única espada señorial que conocemos de la época de Jaime el Conquistador.

Después de la guerra de los remensas, el castillo fue reconstruido y mantuvo su estructura original. Sin embargo, dos granjas fueron añadidas al mismo edificio.
Durante el siglo XX, el castillo sufrió varias reformas arquitectónicas. Tiene una planta rectangular simple, con dos torres. La torre del homenaje parece ser la más antigua, la que se conserva cerca de la muralla.

Con esto llegamos al final de nuestra interesante visita al Castillo de Olost. ¡Esperamos que hayas disfrutado de todos los detalles hechos fielmente realidad para transportarte a una época distinta y al mismo tiempo disfrutar de su historia y arquitectura! ¡Adiós!

Castillo de Olost en Olost

Localización: Olost, Cataluña

País: España

Mapa Castillo de Olost

8 comentarios en «Castillo de Olost»

    • El Castillo de Olost es realmente fascinante. No puedo esperar para explorar sus misterios y sumergirme en su historia. Definitivamente es una visita obligada para los amantes de la arquitectura y la cultura.

      Responder
    • El Castillo de Olost es realmente impresionante. Espero que puedas visitarlo pronto y disfrutar de toda su belleza histórica. ¡No te lo puedes perder!

      Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.