Muralla de Recópolis, Zorita de los Canes

Recópolis fue construida por Leovigildo en honor a su hijo Recaredo en 578. Esta antigua ciudad visigoda se encuentra cerca de Zorita de los Canes (Guadalajara, España). Fue un importante centro urbano y la capital de una provincia llamada Celtiberia. Esta ciudad es considerada como uno de los yacimientos más importantes de la Edad Media, ya que fue la única ciudad construida por iniciativa estatal en los inicios de la Alta Edad Media en Europa.

Existe una duda sobre la etimología de «Ciudad de Recaredo». En el mundo tardo-antiguo no hay ningún lugar fundado con un nombre acortado como Rec. Si esto hubiese sido así, la ciudad se habría llamado Recaredopolis. Además, Leovigildo no tendría por qué haber elegido el nombre de su hijo menor (Recaredo) en vez de su hijo mayor (Hermenegildo).

Los arqueólogos barajan la hipótesis de que la ciudad se llamaba Rexopolis («Ciudad del Rey»), lo que explicaría mejor su etimología. Esto se corresponde con las monedas de la ceca que escriben el nombre de la ciudad como Recopolis con una sola c.

Otra posibilidad es que el nombre se refiera a la primera raíz del típico nombre gótico birradical (Recas), tal y como proponía J. M. Piel. Esta es una opción más segura.

Visita Muralla de Recópolis

Zorita de los Canes se encuentra en la Alcarria, sobre un cerro con el río Tajo a sus pies. El yacimiento de la ciudad, que actualmente se está excavando, contiene los restos de un palacio, una iglesia, una puerta monumental, calles, edificios comerciales, casas, una muralla, un acueducto y caminos de acceso. También hay un Centro de Interpretación para que los visitantes puedan conocer la historia de la ciudad. Algunos de los elementos constructivos de la ciudad, como los sillares y la escultura decorativa, se utilizaron en el siglo IX para construir la nueva ciudad que reemplazó a Recópolis y controló el territorio, la medina árabe de Zorita, que es la actual Zorita de los Canes.

Según cuenta Juan de Biclaro en su Chronicon, Leovigildo mandó construir la ciudad de Recópolis en 578, un año en el que decidió detener sus campañas bélicas. Esto se debía a que Leovigildo intentaba fortalecer su posición frente a los merovingios y los bizantinos, ya que su reino era uno de los últimos arrianos y estaba rodeado de enemigos. Para liberarse de esta presión, Leovigildo adoptó atributos imperiales romanos, como acuñar monedas con su nombre y fundar ciudades. Se cree que el diseño urbanístico de Recópolis se inspiró en el urbanismo de Constantinopla.

A mediados del siglo VII, la vida en la zona cambió. La planificación urbana se modificó y la actividad disminuyó debido a la crisis del Estado visigodo.

En el siglo VIII, los musulmanes de origen bereber se asentaron en la ciudad visigoda de Recópolis. En los documentos árabes del califato cordobés se la conocía como Racopel o Madinat Raqquba, y el historiador Ali ibn al-Athir la mencionó en sus Anales del Maghreb y de España. Más tarde, el asentamiento se redujo hasta que finalmente fue abandonado en el siglo IX a favor de la ciudad de Zorita de los Canes. Los constructores de Zorita utilizaron las edificaciones de Recópolis como cantera, lo que llevó a que la ciudad acabara en ruinas.

A finales del siglo XI, la zona fue repoblada por cristianos, lo que significó la fundación de nuevas aldeas, una de ellas construida sobre las ruinas de un complejo palatino. Ya en el siglo XII, se construyó una iglesia dedicada a la Virgen de la Oliva. Para el siglo XV, la iglesia se había convertido en una ermita en una zona despoblada.

El conjunto urbano estaba rodeado por una muralla con torres y puertas de entrada. Estas murallas tenían una función defensiva, monumental y de prestigio. El centro del poder era el palacio, situado en la parte más alta de la ciudad. Estaba formado por edificios de dos plantas alrededor de una gran plaza. Su función era alojar a los altos dignatarios y administrar la ciudad y su territorio.

La iglesia palatina era de planta cruciforme y tenía una profusa decoración. En ella se encontró un tesorillo de monedas de la época de su fundación. Se han localizado talleres locales de cantería, vidrio y orfebrería, así como muestras de comercio a larga distancia. Esto demuestra una sofisticada vida económica, social y cultural para la época. Existieron dos grandes edificios con funciones comerciales y artesanales.

La principal base económica de la ciudad era la explotación de un entorno rural, la vega del Tajo. Esta era de base agropecuaria típicamente mediterránea (cereal, olivo, vid, ganado ovino, caprino, bovino y porcino). Incluso se han detectado restos de caza.

El yacimiento de Recópolis se encuentra en proceso de excavación. Los trabajos realizados han mostrado una organización y jerarquización que es el ejemplo más significativo de las concepciones urbanísticas de la época visigoda.

En este lugar se han descubierto tres edificios palaciales de dos plantas, una iglesia y destacadas piezas artísticas que ahora se pueden ver en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y en el Museo de Guadalajara.

La comunicación entre el conjunto palatino y el resto de la ciudad se hacía a través de una puerta monumental. Esta puerta era el punto de partida de la calle principal, flanqueada por dos edificios comerciales con tiendas y talleres donde se producían vidrio, objetos de orfebrería y se vendían productos de diferentes zonas del Mediterráneo.

Las casas excavadas tienen una estructura con habitaciones abiertas a patios interiores. La ciudad estaba rodeada por una muralla de grandes dimensiones. Un acueducto, el único conocido de época visigoda, suministraba agua a parte de la ciudad, mientras que el resto de la población contaba con un sistema de cisternas.

Nos despedimos dejándoles con el deseo de que conozcan de primera mano esta joya arquitectónica que es la Muralla de Recópolis. Si bien el tiempo pasa y la vida avanza, este asombroso monumento continúa cautivándonos. ¡Hasta la próxima!

Muralla de Recópolis en Zorita de los Canes

Localización: Zorita de los Canes, Guadalajara

País: España

Mapa Muralla de Recópolis

15 comentarios en «Muralla de Recópolis, Zorita de los Canes»

  1. ¡Vaya, qué sorprendente descubrimiento! La Muralla de Recópolis en Zorita de los Canes es impresionante. ¿Alguien ha visitado ya?

    Responder
    • ¡Definitivamente me apunto! La Muralla de Recópolis es impresionante y Zorita de los Canes tiene mucho encanto. Sin duda, sería una visita inolvidable. ¿Cuándo nos vamos?

      Responder
    • Totalmente de acuerdo. Las murallas de Recópolis tienen un aire mágico y misterioso que las hace perfectas para una película de fantasía. Sería genial ver criaturas míticas y héroes luchando entre sus imponentes ruinas. ¡Sería épico!

      Responder
  2. ¡Qué descubrimiento! No tenía ni idea de la existencia de la Muralla de Recópolis. Definitivamente, tengo que visitarla pronto.

    Responder
  3. Wow, ¡qué interesante! Me encantaría visitar la Muralla de Recópolis en Zorita de los Canes. ¿Alguien sabe si hay visitas guiadas?

    Responder
    • Sí, hay visitas guiadas disponibles en la Muralla de Recópolis. Te recomiendo que consultes la página oficial del sitio para obtener más información sobre los horarios y cómo reservar. ¡Disfruta tu visita!

      Responder
  4. ¡Qué increíble es poder visitar la Muralla de Recópolis en Zorita de los Canes! Un tesoro histórico que merece la pena explorar.

    Responder
    • Totalmente de acuerdo, es un lugar fascinante lleno de historia y belleza. Recomiendo a todos visitarlo al menos una vez en la vida, no se arrepentirán.

      Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.