Muralla de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela

La muralla de Santiago de Compostela fue una antigua fortificación de la ciudad. Desafortunadamente, desapareció en su mayor parte hacia finales del siglo XIX. Sin embargo, todavía se conservan algunos restos, como el arco de Mazarelos. Además, hay algunas partes ocultas por las casas actuales. El trazado de la muralla todavía se puede ver claramente en el plano de la ciudad antigua de Santiago, que fue diseñado en torno a esta fortificación.

En el año 968, Sisenando II construyó una muralla alrededor de la zona donde se encontraba la iglesia que hoy conocemos como la Catedral de Santiago. Esta muralla abarcaba la catedral, la plaza de Quintana y el monasterio de San Pelayo de Antealtares, además de algunas calles adyacentes. Esta muralla, que también contaba con un segundo anillo formado por fosos y empalizadas, fue destruida casi por completo por la expedición de Almanzor en 997.

Visita Muralla de Santiago de Compostela

A principios del siglo XI, la ciudad estaba en auge y comenzaba a convertirse en un lugar de peregrinación. Debido al temor de una invasión normanda o árabe, el obispo Cresconio decidió construir una nueva muralla mucho más grande que la anterior. Esta muralla tenía unos 2 km de contorno y cubría un área de 30 hectáreas. Esta muralla se mantuvo hasta el siglo XIX y protegía los nuevos barrios que se estaban formando alrededor del Locus.

Durante la remodelación del antiguo Banco de España para convertirlo en el Museo de las Peregrinaciones, se descubrió una sección en buen estado de la primera muralla de la ciudad. Esta muralla desapareció rápidamente con el paso del tiempo, pero aún se pueden encontrar algunos restos en la zona de la Azabachería.

Los muros eran altos (5 metros) y gruesos (2,5 metros). Estaban hechos de cascotes irregulares de piedra esquisto y tenían almenas. Había 48 torres cuadrangulares que los reforzaban a intervalos regulares. Su forma era de riñón, con el eje más largo orientado hacia el norte y el sur. Las puertas estaban hechas con cantería fina y argamasa, y el exterior estaba rodeado por un foso.

La muralla original contaba con siete puertas, y con el paso del tiempo se fueron añadiendo más. El Códice Calixtino describe las primeras siete puertas de la siguiente forma:

En el siglo XIII se abrió la Puerta Nova da Villa (también conocida como Puerta de la Rúa da Pena). En los siglos XIV y XV se construyeron otras puertas más pequeñas para uso de los peatones, como la de las Algalias, la de San Fiz y la del Souto.

Las tres puertas principales de la ciudad eran muy importantes. La primera era la más importante, seguida por la segunda y la tercera. Estas puertas eran la entrada a la ciudad y servían para protegerla. Los guardias vigilaban las puertas para asegurarse de que nadie entrase sin permiso. Estas puertas eran una parte vital de la seguridad de la ciudad.

Tras la construcción de la muralla, el tejido urbano queda limitado por el límite que ésta supone. Esto afecta al tamaño de los edificios, así como a su altura. Los edificios de más de tres plantas se consideraban una amenaza para el sistema defensivo.

Las tres principales puertas marcan los ejes de comunicación de la ciudad. Estos ejes se conectan entre sí desde las entradas hasta la plaza de Cervantes o la del Obradoiro.

La muralla también marca las construcciones externas. Los monasterios, talleres molestos y prostíbulos se instalan extramuros, pero cerca de las puertas.

Si visita Santiago de Compostela, no se pierda la muralla de la ciudad. ¡No te arrepentirás! Disfruta de tu aventura. ¡Adiós!

Muralla de Santiago de Compostela en Santiago de Compostela

Localización: Santiago de Compostela

País: España

Ubicado en: Santiago de Compostela

Mapa Muralla de Santiago de Compostela

14 comentarios en «Muralla de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela»

  1. ¡La Muralla de Santiago de Compostela es impresionante! Definitivamente vale la pena visitarla. 🏰🚶‍♂️ #ExploraGalicia

    Responder
  2. ¡No puedo creer que haya gente que no quiera visitar la Muralla de Santiago de Compostela! Es una joya histórica impresionante. ¡No se la pueden perder!

    Responder
    • Cada quien tiene sus gustos y preferencias, no todos valoran lo mismo. No hay que juzgar a quienes no quieran visitarla, cada uno tiene sus motivos. Respetemos las decisiones de los demás y disfrutemos de lo que a nosotros nos apasione.

      Responder
    • ¡Claro que se pueden hacer visitas guiadas a la Muralla de Santiago! ¡Es una experiencia increíble! ¡Te recomiendo que busques información en línea o te acerques al centro de turismo! ¡No te lo pierdas!

      Responder
    • La Muralla de Santiago de Compostela es un tesoro histórico que nos transporta a otra época. Cada piedra cuenta una historia fascinante. ¡Espero poder visitarla algún día y sentir esa misma sensación de viajar en el tiempo!

      Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.