Palacio arzobispal de Alcalá de Henares, Madrid

El Archivo General Central es una institución histórica que data de hace mucho tiempo. Esta institución se encarga de preservar documentos importantes para la historia.

En 1209, el arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada mandó construir una fortaleza mudéjar en Alcalá. Esta residencia temporal para los arzobispos de Toledo fue bautizada con su nombre.
A lo largo de los años, el castillo ha sufrido varios incendios y destrucciones. Por ello, ha sido remodelado en varias ocasiones hasta la actualidad.

Visita Palacio arzobispal de Alcalá de Henares

En 1308, los reyes Fernando IV de Castilla y Jaime II de Aragón se reunieron para firmar el Tratado de Alcalá de Henares. Esto les permitió repartirse los territorios que habían ganado durante la Reconquista de los territorios andalusíes.

En el siglo XIV, el arzobispo Pedro Tenorio (1377-1399) renovó el edificio fortificándolo. Construyó un patio de armas de más de 2 hectáreas de superficie, rodeado por una muralla con 21 torreones. La mayoría de estos torreones eran de planta rectangular, excepto la albarrana de planta pentagonal y el adjunto a ella de planta semicircular. Hoy en día, quedan 16 torreones, destacando el «Torreón de Tenorio» que lleva el nombre del arzobispo.

En el siglo XV, el arzobispo Juan Martínez Contreras construyó la ala oriental del edificio, decorada con grandes ventanas góticas. Esta ala incluía el Antesalón y el Salón de Concilios, que estaban conectados por un gran arco en forma de herradura. El techo estaba adornado con un impresionante artesonado gótico-mudéjar.

El 20 de enero de 1486 fue un día histórico, ya que fue el día en el que la reina Isabel I de Castilla se reunió con Cristóbal Colón para discutir la financiación de su viaje a las Indias.

En 1524, el arzobispo Alonso de Fonseca y Ulloa (1523-1534) encargó al arquitecto Alonso de Covarrubias la construcción de la ala occidental del edificio, junto con sus patios y una impresionante escalera. Su sucesor, el cardenal Juan Pardo de Tavera (1534-1545), completó las obras.

Durante toda su existencia, el edificio albergó los archivos de la diócesis de Toledo. Después, se usaron sus instalaciones para guardar las Escribanías Notariales y las de Rentas del partido judicial.

Además, desde 1858 hasta 1939 fue el Archivo General Central de Alcalá de Henares. Allí se conservaron documentos de gran importancia para la historia de España.

En 1858, debido a la saturación del Archivo de Simancas y su distancia a la Corte de Madrid, se decidió crear el Archivo General Central en el Palacio Arzobispal. Esto fue posible gracias a la cesión del arzobispo Cirilo de Alameda Brea (1857-1872) al Estado para este fin.

El Archivo recibía documentación de los Ministerios y de los organismos suprimidos tras la reforma de 1834. Una vez pasados los plazos reglamentarios, los documentos eran reenviados al Archivo Histórico Nacional.

Durante la Guerra Civil, el Archivo no sufrió daños graves, aunque fue usado como cuartel y taller del ejército republicano. El 11 de agosto de 1939, un incendio destruyó el Archivo General Central.

Desde 1969, el Archivo General de la Administración (AGA) en Alcalá de Henares ha tomado el relevo.

Esta información es solo el comienzo para entender el palacio arzobispal de Alcalá de Henares. Disfruten su investigación y rememoren la historia cada vez que visiten el Palacio. ¡Hasta la próxima!

Palacio arzobispal de Alcalá de Henares en Madrid

Localización: Madrid

País: España

Construcción: 1040

Ubicado en: Alcalá de Henares
Comunidad de Madrid

Mapa Palacio arzobispal de Alcalá de Henares

9 comentarios en «Palacio arzobispal de Alcalá de Henares, Madrid»

  1. Wow, ¡qué edificio más impresionante! Me encantaría visitar el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares. ¿Quién se apunta?

    Responder
    • ¡Claro, yo me apunto! Pero antes, ¿has considerado que el Palacio Arzobispal es solo para unos pocos privilegiados? Prefiero explorar lugares más accesibles y auténticos. ¿Qué tal si descubrimos rincones menos conocidos de Alcalá de Henares?

      Responder
    • Parece que tú y yo tenemos gustos muy diferentes. A mí no me interesa visitar palacios ni perderme en jardines. Prefiero experiencias más auténticas y cercanas a la naturaleza. Pero ¡cada quien con sus gustos! Disfruta tu visita.

      Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.